Memorias de una Marrana Indecente

animalia La cerda echada a la sombra del tinglado masticaba muy placidamente un bolo de comida de las porquerías que el granjero le había tirado, mientras con la vista apreciaba la granja de la que tanto disfrutaba: el burro atado a la columna de la casa del granjero, cargado de bultos, se espantaba las moscas con la cola, una vaca largaba un cagarro interminable, varios pollitos corriendo detrás de una gallina hinchada en partes iguales de orgullo y parásitos, y el motor de un auto lejano que matizaba la calurosa tarde.

La marrana se jactaba, en su cabeza de animal, de la buena vida que llevaba allí, recostada entre el frescor de sus propias heces, mientras a no tanta distancia el viento traía cada tanto el sonido de cuchillos afilándose.

De algún árbol una cigarra canto al calor y al barro cuarteado

La vida en la granja fácil.

( Franco S. Raggio )

About these ads
Published in: on 13 mayo 2009 at 7:59 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: http://pozodelashistorias.wordpress.com/2009/05/13/memorias-de-una-marrana-indecente/trackback/

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: